Manifiesto de un Criptopunk

De r00tHouse
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Traducido de: http://www.activism.net/cypherpunk/manifesto.html

por Eric Hughes

La privacidad es necesaria para una sociedad abierta en la era de la electrónica. La privacidad no significa clandestinidad. Un asunto privado es algo que uno no quiere que todo el mundo sepa, pero un asunto secreto es algo que uno no quiere que nadie sepa. Privacidad es el poder de mostrarse selectivamente al mundo.

Si ambas partes tienen algún tipo de trato, entonces cada una tiene memoria de su interacción. Cada parte puede hablar sobre su propia memoria de esto; ¿Cómo podría alguien prevenir esto? Uno podría pasar las leyes en contra de esta, pero la libertad de expresión, incluso mucho más que la privacidad, es fundamental para una sociedad abierta; buscamos no restringir ningún discurso en absoluto. Si muchas partes hablan juntas en el mismo foro, cada una puede hablar a todas las otras y agregar juntas conocimientos sobre los individuos y las otras partes. El poder de las comunicaciones electrónicas a permitido tal discurso de grupo, y no va a desaparecer simplemente porque se quiere que se haga.

Desde que deseamos la privacidad, debemos asegurar que cada parte en una transacción tiene el conocimiento solo de lo que es directamente necesario para la transacción. Desde que se puede hablar de cualquier información, debemos asegurarnos de revelar lo más mínimo posible. En la mayoría de los casos, la identidad no es relevante. Cuando compro una revista en una tienda y le doy al empleado el dinero en la mano, no hay necesidad de que se sepa quién soy. Cuando yo le pido a mi proveedor de correo electrónico que envíe y reciba mensajes, mi proveedor no necesita saber con quién me estoy comunicando o qué estoy diciendo o que están los otros diciéndome a mi; mi proveedor solo necesita saber como hacer llegar el mensaje ahí, y cuánto le debo por eso. Cuando mi identidad es revelada por el mecanismo subyacente de la transacción, no tengo privacidad. No puedo elegir mostrarme; Yo siempre debo mostrarme.

Por lo tanto, la privacidad en una sociedad abierta requiere sistemas de transacciones anónimas. Hasta ahora, el dinero ha sido el único sistema primario de este tipo. Un sistema de transacción anónima no es un sistema de transacciones secretas. Un sistema anónimo da el poder a las personas a revelar su identidad cuando lo desean y solo cuando lo desean; esta es la esencia de la privacidad.

La privacidad en una sociedad abierta además requiere de la criptografía. Si yo digo algo, quiero que sea escuchado solo por aquellos a quienes me estoy dirigiendo. Si el contenido de mi discurso está disponible al mundo, no tengo privacidad. Encriptar es mostrar mi deseo por la privacidad, y encriptar debilmente es mostrar mi poco deseo por la privacidad. Por otra parte, revelar la identidad de uno mismo asegurandose que el anonimato por defecto requiere una firma criptográfica.

No podemos permitir que gobiernos, corporaciones, u otras grandes organizaciones sin rostros utilicen nuestra privacidad en su beneficio. Es su ventaja que puedan hablar de nosotros, y debemos esperar que ellos lo harán. Para prevenir sus discursos hay que luchar contra las realidades de la información. La información no solo quiere ser libre, esta anhela ser libre. La información se expande para llenar el espacio disponible en el almacenamiento. La información es mas joven que el rumor, su primo fuerte; La información es más veloz a pie, tiene mas ojos, sabe mas, y entiende menos que el rumor.

Debemos defender nuestra propia privacidad si esperamos tener alguna. Debemos unirnos y crear sistemas que permitan tomar lugar a transacciones anónimas. La gente ha estado defendiendo su propia privacidad por siglos con susurros, oscuridad, sobres, puertas cerradas, apretones de mano secretos, y mensajeros. Las tecnologías del pasado no permitían una privacidad fuerte, pero las electrónicas lo hacen.

Nosotros los Criptopunks nos dedicamos a construir sistemas anónimos. Estamos defendiendo nuestra privacidad con criptografía, con sistemas de envío de correo anónimo, con firmas digitales, y con dinero electrónico.

Los Criptopunks escribimos código. Sabemos que alguien tiene que escribir software para defender la privacidad, y como no podemos tener privacidad a menos que nosotros mismo lo hagamos, nosotros vamos a escribirla. Publicamos nuestro código para que nuestros compañeros Criptopunks puedan practicar y jugar con el. Nuestro código es libre para su uso, en todo el mundo. No nos importa mucho si no apruebas el software que nosotros escribimos. Sabemos que el software no puede ser destruido y que un sistema disperso no se puede apagar.

Los Criptopunks deploran las regulaciones en criptografía, para el cifrado es fundamental un acto privado. El acto de cifrado, en efecto, elimina la información de la esfera pública. Incluso las leyes contra la criptografía llegan solo hasta los bordes de las naciones y el brazo de su violencia. La criptografía será ineluctablemente expandida por todo el globo, y con los sitemas de transacción anónimos que harán esto posible.

Para que la privacidad sea generalizada, esta debe ser parte de un contrato social. La gente debe unirse y desarrollar esos sistemas por el bien común. La privacidad solo se extiende en la medida que exista la cooperación de la sociedad. Nosotros los Criptopunks respondemos tus preguntas e inquietudes y esperamos que podamos participar con usted para que no nos engañemos a nostros mismos. Sin embargo, no nos alejaremos de nuestro discurso simplemente porque alguien no concuerde con nuestros objetivos.

Los Criptopunks estamos activamente ocupados en hacer de las redes más seguras para la privacidad. Procedamos juntos a buen ritmo.

Adelante.

Eric Hughes <hughes@soda.berkeley.edu>

9 de marzo de 1993